Preparándonos para el 2021: 5 tips para hacer de este año, un año mejor y más saludable.

Publicado por: Anna Beltrán En: Inicio Comentario: 0 Golpear: 17

Hemos depositado muchas esperanzas para el 2021, pero la fortuna no la define un número, sino que intervienen muchos agentes externos que no podemos controlar.

Pero dentro de este caos, sí hay hábitos que podemos adoptar que nos ayuden a mantener la serenidad, la salud mental y física. Por eso, os ofrecemos un blog bastante diferente a los habituales con una guía de cuidado integral de nuestro cuerpo y nuestra cabeza, saturada de estímulos e incertidumbre.

Empieza 2021, con muchas sorpresas en los informativos e incluso en la puerta de nuestra casa: una ola de frío que nos deja temblando. Y solo estamos a mediados de enero. Como parece ser que este año, nuevamente, tendremos que pasar bastante tiempo en casa, os contamos una serie de recursos que podemos controlar para crear un hábito más sano en nuestro día a día que preserven nuestra salud mental y emocional, nuestra salud física y nuestro bolsillo.

Espacio de trabajo ordenado alivia el estrés

  1.        Ordena tu espacio de trabajo.

Pasamos muchas horas trabajando, por eso es tan importante el espacio en el que nos desenvolvemos profesionalmente. ¿Aún no tienes un espacio de trabajo agradable, limpio, aseado, bien iluminado…? El ambiente influye mucho en nuestro estado de ánimo. Intenta que tu espacio de trabajo, desde la mesa hasta el habitáculo, sea agradable y tenga toda la amplitud que sea posible.

Puntos básicos para tu espacio de trabajo:

  •        Limita la decoración al mínimo. Retira de la mesa cualquier cosa que no sea fundamental y entorpezca.
  •        No “almacenes” cosas en el suelo.
  •        Crea un espacio para cada cosa. Las cajas de almacenaje apilables son estupendas para almacenar los materiales por categoría o por frecuencia de uso. Etiqueta las cajas para no desordenar las cajas por dentro innecesariamente cada vez que buscas.
  •        Los papeles nunca sueltos. Archívalos por categorías.
  •        Hablando de papeles, ¿dónde te apuntas las tareas que tienes que hacer? Siempre es recomendable tratar con mimo tu libreta de tareas. Escribir despacio cada tarea para cuidar tu caligrafía y no asociar tus obligaciones con algo desordenado y caótico. 
  •        Nunca dejes comida encima de la mesa. Procura no comer frente al ordenador por dos razones: para evitar dejar los restos encima de la mesa, y para quitar la vista de la pantalla al menos un rato. Tus ojos también lo agradecerán.
  •        No solo ordenes tu escritorio físico, ordena el escritorio digital también. Es lo primero que ves al encender el ordenador, y ver muchos archivos nada más abrirlo te genera una sensación falsa de exceso de trabajo.

Vida minimalista salón ordenado

 

  1.       Ordena tu hogar y tu vida: reduce y simplifica.

Tal vez hayas oído hablar de muchos métodos que te ayudan a ganar espacio en casa. Te los podemos resumir en una frase: quédate solo con lo que necesitas y usas. Tendemos a acumular y a excusar todo lo que tenemos en casa, incluso muchas veces compramos más para rellenar “ese hueco”. No hace falta llenar cada rincón de nuestra casa. Además de no ser necesario, no es sano por diversas razones:

-        Gastas dinero en cosas que no aportan ningún valor.

-        La acumulación de polvo aumenta el tiempo que tenemos que dedicar a limpiar.

-        Produce una sensación de espacio más reducido.

Como pasaremos bastante tiempo en casa, enamórate de ella y conviértela en tu refugio, no en tu cárcel. Aquí varios tips para que te enamores de tu casa:

-        Haz limpieza. Selecciona aquello que necesitas y/o usas con frecuencia y guárdalo bien, con mimo. Deshazte de aquello que solo ocupa espacio y no tengas previsión de usar. Puedes venderlo, o bien puedes donarlo a quien pueda necesitarlo. Esta segunda opción no solo ayudará a alguien que lo necesite, sino que te hará sentir mucho mejor.

Hay varios métodos que te ayudan a seleccionar lo que quieres quedarte y cómo organizarlo. Seguro que has oído hablar del método KonMari, de la japonesa Marie Kondo. También hay otros métodos de organización como The Home Edit, y trucos como los que nos ofrece la sevillana Cristina Muñoz en su blog. También puedes buscar en Internet conceptos como “estilo de vida minimalista” o “armarios capsula” para encontrar tips que te ayuden a reducir el consumo.

-        Crea un espacio de crecimiento personal. Es decir, un espacio dedicado a aprender o desarrollar aficiones, como pueda ser la costura, la pintura, manualidades, hacer cursos online… Hay infinidad de cosas que se pueden aprender sin salir de casa. Puede que te apasione alguna de ellas, pero es fundamental un espacio ordenado y dedicado a “evadirte”.

-        Ordena tus recuerdos: rescata las fotografías de móviles, cámaras para no perderlas, y empieza a seleccionar para revelar. Es una costumbre que se ha perdido con la llegada de las pantallas a nuestro día a día, en el que hacemos más fotos que nunca, y nos dedicamos a ver las fotos de los demás en redes sociales, en lugar de revivir los momentos más bonitos de nuestras vidas.

-        Controla tus gastos: es el momento de sentarse y controlar en qué gastas. Ponerse una venda en los ojos a la hora de gastar puede generarte mucho estrés a final de mes.

 

Comida sana

  1.       Menos comida basura, más comida sana.

Seguramente el propósito más repetido cada vez que entra un nuevo año, junto al de hacer ejercicio, pero lo cierto es que nos tendríamos que convencer de ello. Tenemos asociado comer sano a una dieta aburrida y repetitiva, pero eso depende de uno mismo y de las ganas de hacer de una comida sana, un plato bonito y muy colorido. Otros de los hábitos para una alimentación saludable seguro que te los conoces, pero te los repetimos:

  •        Comer despacio:  además de permitirnos disfrutar de la comida, nos traslada una sensación saciante que evita que comamos en exceso.Utilizar los cubiertos para ralentizar el ritmo en el que se ingiere la comida.
  •        Planificar las comidas, y asegurarse de que cada día ingieres todo lo necesario. De este modo, las compras también serán más organizadas
  •        Comer frutas y verduras. Poner una fuente de frutas visible para recordar tomar una pieza. Si eres de esas personas a las que “picar” fruta le resulta incómodo, elige frutas que se pelen con facilidad o que no te importe tomar con piel (¡lavando y desinfectando previamente, claro!). En cuanto a las verduras, sírvetelas como guarnición para darle colorido a tu plato.
  •        Tomar algún complemento vitamínico. Con el frío, y los cambios bruscos de temperatura, nuestro cuerpo puede resentirse, por lo que no está de más darle un empujoncito. Entre algunas de nuestras propuestas están los productos de Vitaflor, a base de jalea real, DEFENS 19 de los laboratorios Luxmetique,

Puedes encontrar numerosos libros con recetas sanas con emplatados más que apetecibles, así como trucos en Internet. Si prefieres que sea un profesional el que decida por ti lo que le conviene a tu cuerpo, no dudes en contactarnos para solicitar los servicios de nuestra nutricionista.

 

  1.      Tomarse la vida con más calma.

La tranquilidad, un propósito muy infravalorado hoy día que se asocia con la falta de ambición y el conformismo. No obstante, tomarse la vida con calma no significa renunciar a nuestras metas, sino fijarnos objetivos realistas y alcanzables. Algunos de los hábitos que puedes incorporar a tu día a día para vivir con mayor calma son:

  •        Usar una lista de tareas, para tener todas tus obligaciones bajo control. Delegarlo todo en tu memoria puede generar inseguridad y estrés. Puedes llevar una libreta contigo, o bien usar alguna aplicación móvil.
  •        Hacer las cosas ahora, y no dejarlas para mañana. La procrastinación desmorona nuestra planificación diaria y tener la sensación de “carga” perturba nuestra tranquilidad.
  •        Alejarse de las relaciones tóxicas. Son relaciones que desgastan mucho física y mentalmente, y que incluso minan la seguridad en uno mismo.
  •        Haz deporte. Y si eres de esas personas que no encuentra ninguna motivación para hacer deporte, busca actividades que impliquen movimiento. Ir a los sitios andando, hacer planes de fin de semana a base de excursiones por la montaña o por municipios de tu comunidad, que seguro que los hay muy bonitos. De esa manera, realizarás un mínimo de actividad física.

 Crear en casa con tutoriales de internet

  1.       Consume menos, crea más.

Centramos gran parte de nuestra satisfacción en el consumo, en comprar. Sin embargo, en la mayoría de casos son placeres que lo que hacen es darnos una efímera sensación de alegría. Es importante hacer cosas que nos hagan sentir realizados, que implique constancia, esfuerzo, aprendizaje y, por tanto, superación personal.

Las redes sociales se han convertido también en un arma de doble filo: por un lado, es una herramienta muy útil a nivel profesional, pero a nivel personal puede tener repercusiones negativas ya que delegamos en ellas una parte muy importante de nuestra aceptación personal. Son muchas las personas que buscan la aprobación de lo que hacen en la reacción de sus seguidores, o que enfocan su vida en hacer cosas que puedan publicar.

¿Qué puedes hacer respecto a esto?

-        Por un lado, controlar el tiempo de consumo de las redes sociales. Hay opciones en los smartphones que contabilizan el tiempo dedicado cada día.

-        No solo controlar el tiempo dedicado a dispositivos móviles, sino separarlos de nosotros, alejarlos. No pasa nada si alguien se queda esperando durante un rato una respuesta, no tenemos obligación de responder algún mensaje de forma inmediata.

-        Dejar de seguir perfiles tóxicos, y entre ellos puedes encontrar de muchos tipos. Puede ser un perfil tóxico aquel que comparta contenido o ideas que no te hagan sentir bien o incluso lleguen a enfadarte; también aquel que solo invite a comprar y derrochar, o muestren un estilo de vida con el que no puedas evitar compararte y genere frustración.

-        Utiliza las redes sociales como un instrumento de inspiración, aprendizaje y comunicación. Hay contenidos muy interesantes y muy trabajados sobre (podríamos asegurar) todas las materias.

-        Aplica esos contenidos formativos a tu vida diaria para crear. Dejar de utilizar los contenidos como mero entretenimiento y aplicarlos para realizar tus propias creaciones, ya sean culinarias, musicales, fotográficas, manuales…

 

Sabemos que aplicar todo es muy complicado, pero por eso es importante empezar poco a poco fijando objetivos realistas y buscando incentivos para cada punto.

¿Alguna idea más, muy sencilla, que puedan ayudarnos a afrontar este 2021? Te leemos.

Comentarios

Deje su comentario

Últimas Noticias