Picaduras de insectos: cómo prevenirlas y tratarlas.

Publicado por: Anna Beltrán En: Inicio Comentario: 0 Golpear: 122

Más allá de lo molestas que son, que resulta innegable, algunas picaduras pueden acarrear otros problemas por los que vale la pena tomar ciertas medidas preventivas.

¡Te las contamos!

Fuente: Micof.

 

Echaremos de menos muchas cosas del verano, pero desde luego lo que no echaremos de menos son las ya típicas picaduras de insectos. La principal característica es la molestia que suponen, que aunque suele ser inofensiva, en alguna ocasión han podido complicarse.

 

Las picaduras más comunes son las de mosquito, avispas y abejas, y en alguna circunstancia la de garrapata. Y hay formas de reducir la posibilidad de que nos piquen.

 


Mosquitos

 

Los mosquitos acechan durante las horas del día con menos temperatura. Es decir, al amanecer y al atardecer. Suelen encontrarse en zonas húmedas, y se reproducen habitualmente en agua estancada. ¿Cómo alejarnos de las posibilidades de que nos piquen? Os damos unos consejos muy básicos:

o   Evitar zonas de agua estancada, y si tenemos algún lago o estanque en el jardín, mantener el agua limpia clorando el agua o echando peces para que acaben con las larvas.

o   Poner mosquiteras en las ventanas.

o   Si vamos a estar en zona de campo, usar ropa que nos cubra lo máximo posible.

o   Utilizar productos con fórmulas a base de citronella, menta o albahaca.

o   Los mosquitos acuden a la luz, de modo que si estamos en el exterior de la casa, lo ideal es apagar las luces de dentro para que no entren.

 

Si ya nos han picado, en la farmacia dispones de un montón de productos calmantes. Aunque sabemos que es difícil evitarlo, rascarse no es recomendable porque corremos el riesgo de infectar la herida..


Avispas y abejas

 

Si eres alérgico a estas picaduras, no es necesario explicarte que debes tomar todas las medidas posibles para evitarlas. Si te pican, hay que acudir a urgencias de inmediato. Pero si no lo eres, debes saber que estas picaduras no son solo molestas, sino también dolorosas y pueden provocar otras reacciones. Para que no suceda:

o   Evita la ropa con colores llamativos (fosforitos, amarillos, verdes… ).

o   Evita los aromas fuertes, que también las atraen. 

o   No andar descalzo por zona de piscinas o estanques. Pisar una avispa o abeja puede acarrear picadura y en el pie puede resultar muy molesto.

o   Los dulces y la carne las atraen mucho, de modo que no tengas mucho tiempo esta comida expuesta en la mesa o las atraerás. Las abejas no se sienten atraídas por la comida.

o   Si te ronda o posa una, de verdad, ¡mantén la calma! Matarla o agitarla es peor.


Si nos pica una avispa, puedes tomar ciertas medidas como aplicar hielo, lavar la herida, tomar algún medicamento para dolor si fuera necesario (paracetamol o ibuprofeno) y, si en unos días no mejora, acudir al médico.

Si nos pica la abeja, su aguijón se queda dentro y la abeja muere. El aguijón acumula veneno, por lo que antes de curar tenemos que asegurarnos que sale de nuestra piel.


Garrapatas

Las garrapatas son parásitos más propios de los animales, pero (excepcionalmente) pueden atacar a los humanos. Suelen encontrarse en zonas boscosas y con matorrales. Sus picaduras en humanos pueden transmitir multitud de enfermedades, algunas peligrosas, como la enfermedad de Lyme. La posibilidad de que nos piquen, puede darse en zona de campo o si tenemos un animal doméstico con nosotros. Para evitar sus picaduras, deberemos tomar algunas precauciones.

o   Utiliza manga larga, pantalón largo y calzado cerrado

o   Si vas a pasear por zona de campo o bosque, usa ropa de color claro para comprobar si hay una garrapata adherida a ella.

o   Para tu perro, utiliza repelentes y revísalo bien después del paseo. Las garrapatas también pueden hacerles mucho daño a ellos.

o   Revisa tu cuerpo, sobre todo las zonas más calientes y húmedas como la parte detrás de las orejas, detrás las rodillas, ingles, axilas, ombligo...

 

Los problemas graves de una garrapata pueden llegar si permanecen horas adheridas a nuestra piel y han ingerido sangre durante horas. Por eso es importante retirarlas pronto y con sumo cuidado. El Ministerio de Sanidad nos recomienda hacerlo de la siguiente manera:

-       Estirar bien la zona de la piel donde la hemos encontrado.

-       Podemos aplicar un poco de alcohol en la zona nos puede ayudar a sacar la garrapata con mayor facilidad.

-       No aplastarla mientras esté adherida a la piel.

-       Con unas pinzas de punta fina (y no afiladas, para no partir la garrapata) o con las propias manos pero con guantes, tirar hacia arriba. Puedes agitarla con mucho cuidado antes de tirar hacia arriba, para dilatar el espacio.

-       Una vez haya salido, limpia muy bien la herida con agua y jabón y aplica antiséptico.  Lávate bien las manos.

-       Después aplasta bien al bicho para que no vuelva a hacer daño.

-       Observa la herida los días después. Si notas alguna molestia, acude al médico.

 

En caso de que tu mascota también sufra una picadura de garrapata, sigue los mismos pasos.

 

¿Te ha ayudado toda esta información?

 

 

Comentarios

Deje su comentario

Últimas Noticias