CALIDAD EN FITOTERAPIA: SABER ELEGIR

Publicado por: Anna Beltrán En: Inicio Comentario: 0 Golpear: 188

Cada vez es mayor el número de laboratorios que ofertan productos preparados a base de plantas medicinales y cada vez hay más superficies comerciales que los distribuyen.

De entre varias presentaciones tratamientos con “la misma” composición, ¿cómo podemos diferenciar cuáles son los más efectivos?

La regulación en cuanto a nomenclatura y etiquetado de estos productos es bastante complicada y no es uniforme dentro de la misma Unión Europea. El próximo 26 de Mayo entra en vigor un nuevo Reglamento (2017/745) con el fin de garantizar la eficacia y seguridad de los Productos Sanitarios a Base de sustancias.

De entre toda la oferta de productos fitoterápicos o de plantas cabe distinguir 3 grandes grupos:

  1.        Complementos alimenticios
  2.        Productos sanitarios a base de sustancias
  3.        Medicamentos tradicionales a base de plantas

COMPLEMENTOS ALIMENTICIOS

Según la Agencia Española de seguridad en la alimentación y nutrición, los complementos alimenticios son “productos alimenticios consistentes en fuentes concentradas de nutrientes que se presentan con la finalidad de complementar la ingesta de tales nutrientes en la dieta normal, ya que aunque en circunstancias normales, una dieta adecuada y equilibrada proporciona todos los nutrientes necesarios para el normal desarrollo y mantenimiento de un organismo sano, las investigaciones realizadas demuestran que esta situación ideal no se da en la práctica para todos los nutrientes, ni para todos los grupos de población.”

Es decir, son sustancias o conjuntos de sustancias (de origen natural o de síntesis) NO destinados a prevenir o tratar una patología, si no para complementar la dieta en un individuo sano. Por ejemplo, es un complemento alimenticio:  la Vitamina C.

PRODUCTOS SANITARIOS A BASE DE SUSTANCIAS (REGLAMENTO 2017/745)

Producto destinado por el fabricante a ser utilizado en personas, por separado o en combinación, con alguno de los siguientes fines médicos específicos: diagnóstico, prevención, seguimiento (…) o alivio de una enfermedad, y que no ejerce su acción principal prevista en el interior o en la superficie del cuerpo humano por mecanismos farmacológicos, inmunológicos ni metabólicos.

MEDICAMENTO (DIRECTIVA 2001/83)

 Toda sustancia o combinación de sustancias que se presente como poseedora de propiedades para el tratamiento o prevención de enfermedades en seres humanos o que pueda administrarse  con el fin de restaurar, corregir o  modificar las funciones fisiológicas ejerciendo una acción farmacológica, inmunológica o metabólica (…)

Es decir, estos dos últimos grupos sí que se consideran productos terapéuticos y sí que sirven para curar o prevenir una enfermedad. De ahí la importancia de conocer en qué grupo está clasificado un determinado producto. Lo siguiente en que nos tenemos que fijar es en la información que aporta su etiquetado.

Es importante que aparezca:

  •         A qué grupo de los anteriores pertenece: No podemos buscar alivio de una enfermedad en un producto clasificado como complemento alimenticio
  •         Qué planta o plantas tiene en su composición.

  •         Qué parte o partes de la planta se ha utilizado para su elaboración: la Equinácea, por ejemplo, tiene dos propiedades farmacológicas muy distintas en función de si se utiliza la raíz o la parte aérea de esta. Esta es la etiqueta de Echinamed gotas® de Laboratorios A. Vogel, uno de nuestros laboratorios de referencia, en la que se observa cómo viene detallado qué porcentaje de producto pertenece a cada parte de la planta.  Para más información, en su web (https://www.avogel.es/mundo-avogel/) explican de qué forma se ocupan desde la plantación y recolección hasta el envasado final del producto, ofreciendo así productos de la máxima calidad.

echinacel-prospecto-1              echinacel-prospecto-2

  •         A partir de qué forma de la planta se ha elaborado el producto: planta fresca, polvo de planta, tintura madre, extracto alcohólico,..
  •         Porcentaje de principio activo titulado (molécula con actividad farmacológica demostrada) que garantiza esa cantidad de planta, y a poder ser, método de extracción utilizado. Esta puede ser la información más importante, sobretodo cuando se trata de monoplantas cuya dosis mínimas requeridas están muy establecidas; pero también en el caso de los productos sanitarios compuestos por mezclas complejas de sustancias.

Tomamos ahora el ejemplo de dos productos de Aboca, otro de los laboratorios que más eficacia ha demostrado y que trabaja por detallar al máximo la composición de sus productos en cada envase:

Fitoconcentrado de Ginkgo (monoplanta)

ginko_aboca_1    ginko_aboca_2   ginko_aboca_3

Aliviolas advanced (fitocomplejo)

aliviolas_aboca_1    aliviolas_aboca_2    aliviolas_aboca_3

En este último caso podemos ver la complejidad en la composición de un fitocomplejo elaborado con los más altos estándares de calidad. Más información acerca de ellos y de su compromiso en cuanto a sostenibilidad y elaboración de productos 100 % ecológicos en su web https://www.aboca.com/es/.

-          Otras informaciones: uso tradicional o indicación del compuesto, precauciones de empleo, posología, …

En resumen, ante la posibilidad de elegir entre toda la oferta actual de tratamientos a base de plantas, es muy importante ser exigentes en cuanto a calidad en la composición para obtener resultados rápidos y seguros para nuestro organismo.

Ante cualquier duda te ayudamos a obtener toda la información posible y a elegir el tratamiento más oportuno y personalizado para tus necesidades.

Comentarios

Deje su comentario

Últimas Noticias